• Gascon

¿Tienes responsabilidades sobre un equipo?

Breves reflexiones para tu caja de herramientas del día a día


Estar al frente de una organización, grande o pequeña, supone un reto más humano que de capacidades técnicas. Una dimensión que puede llegar a ser atenazante. Te darán mil consejos, leerás cientos de artículos sobre el liderazgo. En efecto, cada líder tiene su caja de herramientas, no todas sirven a cualquier organización y persona, ni están todas las necesarias. Tú tienes que ir construyendo tu propia caja de herramientas, en base a tus patrones, principios y propósito.


No es necesario dirigir a muchas personas para tener dudas sobre cómo hacerlo. Os compartimos unas breves reflexiones de alguien que estuvo al frente de una organización de más de 300.000 empleados. Destacan por su sentido común. Quizá te ayuden:

  • Recuerda que estás liderando a todos los empleados, pero que no gestionas a cada uno de ellos. Sólo supervisas a tus colaboradores directos, que deben ser de 5 a 7 personas como máximo. Céntrate en ellos.

  • Cuando trates con colaboradores con quienes no trabajas directamente, primero conócelos como personas, esa será la información más valiosa para liderar. Recordar todo lo que aprendas sobre ellos es difícil, pero hacerlo te convertirá en un superhéroe.

  • Si no vas a empoderar a tus colaboradores directos, ¿para qué los tienes? Si ves margen de mejora en alguno de ellos, avísale, deja que dirija el cambio en sus equipos y que acuda a ti sólo con preguntas o inquietudes. Esto te ahorrará mucho tiempo.

  • Si eres la persona más inteligente de cualquier reunión, lo estás haciendo mal. Como líder, tu trabajo es reunir a las mejores personas para hacer el trabajo; tus habilidades deben incluir la identificación de esas personas, no ser una de ellas.

  • La forma más rápida de fidelizar a los que lideras es asumir toda la culpa y nada del mérito. Comparte públicamente lo que podrías haber hecho para evitar los errores cometidos por tu equipo. En privado, ayúdales a aprender de esos errores. Promueve públicamente su éxito individual.

  • Borra el "yo" y el "tú" del vocabulario y reemplázalo por el "nosotros" tan a menudo como sea posible. Esto tiene un impacto increíble en cómo las personas se ven a sí mismas como parte del equipo.

  • Tendrás que tomar partido en tus decisiones y también comunicar decisiones de las que discrepas. No lo dudes. Cuanto antes lo aceptes, mejor lo manejarás en cuanto llegue el momento.

¿Qué le añadirías? O si aún no estás dirigiendo a un equipo o no has estado al frente de una organización, ¿qué preguntas tienes?



65 vistas0 comentarios